CELAC declara a Latinoamérica y el Caribe zona de paz

30 de Enero de 2014 1:03pm
periodista
CELAC declara a Latinoamérica y el Caribe zona de paz

El establecimiento de Latinoamérica y el Caribe como zona de paz ha sido uno de los puntos sobresalientes en la Declaración de La Habana, la cual recoge los consensos alcanzados durante la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que durante dos días reunió en la capital cubana a 30 gobernantes de 33 países que conforman el bloque regional.

En uno de los acuerdos más trascendentes de la Cumbre, los 33 países han asumido “el compromiso permanente con la solución pacífica de controversias a fin de desterrar para siempre el uso de y la amenaza de la fuerza en la región”, destacó el presidente cubano, Raúl Castro, en la clausura de la reunión.

De esa forma la comunidad de naciones, que no incluye a Estados Unidos y Canadá, concuerda en consolidar la paz en el continente bajo el presupuesto de "no intervenir directa o indirectamente" en los asuntos internos y fomentar la cooperación e integración.

Coordinadores y cancilleres trabajadores durante tres días en largas sesiones en el centro de convenciones Pabexpo de La Habana afinando el documento de 83 puntos que finalmente aprobaron los mandatarios participantes en la Cumbre, a la cual también asistieron el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y el titular de la Organización de Estados Americanos (OEA), Miguel Insulza, en la primera visita de un responsable de esa entidad a Cuba desde la exclusión de la isla de su membresía, en 1962.

La integración ha sido uno de los temas más mencionados en los discursos y declaraciones de los mandatarios. En ese sentido, la Declaración de La Habana indica que “la unidad y la integración de nuestra región debe construirse gradualmente, con flexibilidad, con respeto al pluralismo, a la diversidad y al derecho soberano de cada uno de nuestros pueblos para escoger su forma de organización política y económica".

En un espacio en el que fueron frecuentes las referencias a la necesidad de integración y consenso por encima de las diferencias, la cita, coinciden los analistas, ha sido una clara expresión de apoyo a la reinserción plena de Cuba en la región.

Otro punto clave ha sido la visión de bloque de naciones frente al mundo. Al respecto, el texto final considera una prioridad el fortalecimiento del organismo como "actor político internacional" y celebra el establecimiento del Foro Celac-China y del Mecanismo de Diálogo con Rusia.

Otros temas de la Declaración son la reconstrucción y desarrollo de Haití, el reconocimiento de la amenaza que plantea el cambio climático a los estados del Caribe insular, el apoyo a la iniciativa de una región sin hambre en 2025 y el homenaje al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, impulsor del mecanismo continental.

Igualmente, se expresa el apoyo al reclamo argentino sobre las Islas Malvinas y al proceso de paz entre el gobierno y la guerrilla en Colombia, y queda claro el rechazo unánime al bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

La emigración, la seguridad alimentaria y la contribución del sector privado y la sociedad civil también aparecen recogidos en el documento final, que reconoce la necesidad de impulsar los ritmos de crecimiento económico de los países, con un "tratamiento favorable a las economías pequeñas y vulnerables", y de promover la inversión extranjera, respecto a lo cual la región podría crear “mecanismos apropiados para la solución de controversias con inversionistas extranjeros".

La Cumbre, en cuyo final Cuba traspasó la presidencia temporal a Costa Rica, sirvió también para encuentros bilaterales como los sostenidos por el mandatario cubano con varios de sus colegas, o los protagonizados por Cristina Fernández y José Mujica y Ollanta Humala y Sebastián Piñera.

Back to top
The website encountered an unexpected error. Please try again later.