Protesta por supuestos abusos policiales en Portobelo

20 de Marzo de 2015 11:40am
periodista
Protesta por supuestos abusos policiales en Portobelo

Con la firma de los integrantes de la Fundación portobelo, el Grupo Realce Histórico de Portobelo y representantes de los moradores se hizo llegar una carta de protesta al jefe de la policía de Colón, Carlos Rumbo, por las irregularidades que se produjeron el pasado 14 de marzo durante el 19 Festival de Diablos y Congos que se celebra todos los años en esa localidad.

El documento señala que a nombre de la Fundación Portobelo, el Grupo Realce Histórico de Portobelo y los moradores de Portobelo miembros del equipo de producción del 9° Festival de Diablos y Congos de Portobelo 2015, los firmantes “queremos hacer público el malestar, la sorpresa y el repudio que nos ha causado la actitud represiva y violadora de los derechos humanos que adoptaron unidades del contingente de distintas instancias de su institución que se encontraban en el pueblo luego de finalizado el evento, y que arremetieron indiscriminadamente contra todo transeúnte en horas de la noche, con el fin de ‘desalojar’ el pueblo”.

Según el comunicado los visitantes, moradores de pueblos vecinos, residentes de Portobelo y miembros de la organización, claramente identificados con las camisetas del festival y sus familiares fueron violentamente tratados por las unidades policiales, vejados, empujados, rociados con gas pimienta, pateados, esposados y llevados a la fuerza en varios patrullas hasta la estación más cercana, sin que mediara justificación ni razones entendibles, e incluso luego de mostrar sus cédulas.

“Podemos comprender que el hecho de que el pueblo se quedara sin luz, horas antes que finalizara el festival, fuera razón de peso para agudizar las medidas que Ud. tenía contempladas para garantizar la seguridad de los presentes, pero en el momento en que se inició la represión, ya había llegado la energía eléctrica y todo transcurría de manera normal dentro del pueblo, que simplemente seguía celebrando la fecha más importante que tiene después del Cristo Negro y su Fundación”, continúa la misiva.

El jefe policía en reunión previa con representantes de la organización manifestó que les daría el apoyo y colaboración durante el desarrollo del festival, y que había que aplicar mano dura en general en el evento y en especial una vez finalizara. “Pero nunca pensamos que la Policía podría llegar a estos extremos de abuso nunca antes vistos en los 15 años que tiene de estarse realizando el festival”.

Según los organizadores del evento en ninguna las ocho ediciones anteriores se había dado ningún acto significativo de violencia proveniente de los grupos participantes o de los espectadores colonenses, a pesar de que dentro de las agrupaciones de diablos y público provincial existen elementos pertenecientes a pandillas. “Este comportamiento pacífico ha sido posible porque durante el encuentro ellos ponen por delante su interés en participar de su cultura y lucirse, por lo que se da una especie de tregua en la que Portobelo ejerce como territorio neutral”.

“El baile también fue clausurado de manera abrupta y sin mediar explicaciones, por Ud. directamente, atentando contra el derecho del pequeño empresario que había hecho su inversión y de los otros proveedores de alimentos y similares que tenían puestos de venta en los alrededores. Hemos sabido que la Policía aduce que hubo un incidente en horas de la noche en el que un agente fue agredido con una botella, pero una situación aislada y motivada por algún borracho o desadaptado no justifica toda la violencia desplegada contra mayoritariamente ciudadanos indefensos”, señalan.

“No podemos quedarnos callados ante estos incidentes que no pueden ser calificados de otra cosa sino como abierto abuso de autoridad, total desprecio por los derechos individuales y sociales y otra humillación más, con tintes claros de racismo, al espíritu de un pueblo, como el de Portobelo, que históricamente ha sabido sobreponerse a la represión de gente que lo ha querido avasallar.

Para la Fundación Portobelo y el Grupo Realce Histórico, como gestores de un festival de raíz comunitaria que está demostrando ser un vehículo cultural que sirve para darle otras opciones de entretenimiento y ocupación sana y auténtica a la juventud en riesgo, y a sus vecinos en general, lo sucedido es un atentado no solo contra el desarrollo cultural y turístico del área, sino también contra la economía de una población que tiene contadas oportunidades de producir ingresos para su sobrevivencia cotidiana, lo mismo que contra la dignidad de los colonenses en general, por lo que dejamos sentada nuestra protesta, que haremos pública en función de que abusos policíacos como este no se repitan, en el marco de una administración presidencial que vendió la idea de que durante su gestión el pueblo sería primero”, finaliza la carta.

Back to top
The website encountered an unexpected error. Please try again later.